Cuaderno de bitácora (y4)

Parece que, poco a poco, se van despejando algunas incógnitas generadas en el fútbol desde el inicio de la declaración del estado de alerta, por la pandemia del COVID-19. Esta semana que finaliza se han acabado de forma oficial las competiciones «no profesionales», por resolución de la RFEF. En ese grupo se incluyen las ligas desde 2ª División B (parte de cuyas plantillas son absolutamente profesionales), pasando por la Liga Iberdrola (la máxima categoría del fútbol femenino, que sigue sin tener la consideración de liga profesional, aunque se haga un convenio colectivo de cara a la galería, en fin…), y hasta la categoría más modesta que pueda existir. La decisión comporta que no haya descensos, -con lo que en la práctica es cómo si se hubiese decretado la anulación-, y si ascensos, que se dirimirán cuándo se pueda volver a la actividad cuando así lo decidan las autoridades sanitarias. Esta resolución abre la puerta a futuras reclamaciones y pleitos, como no tardaremos en ver.

En la categoría de bronce del fútbol español, esto es la Segunda División B, y a falta de fechas para su celebración y lugar para la disputa de los partidos, se ha establecido un play-off exprés que debe enfrentar a los 16 mejores equipos de la temporada, 4 por cada uno de los grupos en competición. De los dos partidos entre los respectivos líderes (Atlético Baleares, UD Logroñés, CD Castellón y Cartagena), saldrán dos nuevos equipos de Segunda División A para la temporada 2020/21. Es la llamada ruta de los campeones. Las otras dos plazas saldrán de los vencedores de la ruta de los no campeones. Los segundos se medirán contra los cuartos de cada grupo y los terceros se enfrentarán entre ellos. De los ganadores de esos enfrentamientos quedarán 8 equipos (los dos perdedores de la ruta de los compones, más los 6 del resto de los emparejamientos), para disputar una fase de cuartos, hasta completar las dos plazas que dan acceso al ascenso de categoría. La competición se establece con  prórroga y tanda de penaltis. Por supuesto, todo ello a puerta cerrada.

En Tercera División Nacional, los 72 equipos que estaban en las primeras posiciones  se enfrentarán, primero a cuarto y segundo a tercero, en sede por determinar por cada territorial. Los ganadores disputarán una final que dará un ascendido por grupo para la campaña 2020/21.

Justo o no, es lo que se ha determinado y seguimos sin saber ni cuándo se podrá hacer los play-off exprés, ni cuándo podrán volver a entrenarse los equipos, ni cuál será el calendario desde el día de inicio de los entrenamientos hasta el día de la hipotética resolución de la competición.

Los de Primera y Segunda División, esto es los decididamente profesionales están también a la espera de fechas concretas, aunque todo apunta que de no haber un repunte en la escala de la pandemia, su horizonte es acabar la liga durante los meses de junio y julio. Los que quedan en Champions disputarían lo que les queda en esa competición en agosto.

Demasiadas incógnitas por despejar aun, demasiadas dudas por parte del sindicato de jugadores, demasiadas preguntas sin responder sobre el plan de competición de la temporada que viene. Seguiremos informando.