Cuaderno de bitácora

Sábado 18 de abril de 2020.

En confinamiento por la pandemia de Covid-19. Llevamos ya más de 5 semanas y han fallecido miles de personas. Centenares de miles en todo el mundo. El deporte mundial ha quedado paralizado. Nada es más importante que la salud de los ciudadanos y las medidas de prevención contra el contagio han de ser estrictas. Esto afecta, y va a seguir afectando por mucho tiempo, a nuestra manera de relacionarnos. A nuestra manera de vivir en sociedad. Como entrenadores y entrenadoras poco podemos hacer. O sí. Podemos aprovechar el tiempo en revisar lo que hemos hecho hasta ahora. En esta temporada y en las temporadas precedentes. Podemos revisar nuestro protocolo de trabajo. Revisarlo, quizás pensar en qué haríamos hoy diferente y qué rescatamos de lo que hacíamos antes y que no hacemos ahora, para poner en hora nuestro reloj metodológico. Podemos también seguir en nuestra formación continua. Podemos leer. Podemos interesarnos en áreas del conocimiento que hoy sabemos que son muy importantes en la formación, en la gestión de grupos, y en su rendimiento deportivo (si es esa es la etapa en la que estamos). Hay que saber más y mejor; de nutrición, de complementos nutricionales, de psicología deportiva, de ciencias aplicadas del deporte, de tecnología aplicada.  Podemos ordenar nuestra base de datos y si no la tenemos, crearla. Podemos utilizar nuevas tecnologías y aprender maneras de sacarles el máximo partido. Hay muchísimos recursos y tutoriales en la red, muchos de ellos gratis. En definitiva, podemos aprovecha el tiempo en ser mejores. Más completos, más eficaces y más orientados a mejorar nuestra ayuda al equipo que estamos entrenando.

Sin excusas, sin más exigencia que la propia, que debe ser la más innegociable de todas las exigencias.

Seguimos navegando.