Cuaderno de bitácora (y6)

Desconfinamiento en modo velocidad de crucero. Calendarios que empiezan a concretarse. Fútbol en la tele. Sin público, sin abrazos (pero con agarrones en cada falta o córner…). Todo muy light, pero con audiencias espectaculares. Gente que no sabía ni cómo se viste el Bayern esta temporada, viendo la Bundesliga. Por cierto, muy recomendable el artículo de Alfredo Relaño (sí, el del AS…), en su columna «Memorias en blanco y negro», de El País del pasado jueves 21may2020, sobre la Bundesliga. Según parece que se iniciara en 1963, siendo con ella la última de las ligas de los grandes países europeos, fue debida en gran medida por la reticencia de los kapos alemanes del momento por su recelo a que les invadiera el profesionalismo. Si levantaran la cabeza, se volvían a la tumba en menos de lo que canta un gallo. Gallo alemán, por supuesto.

Aquí el artículo completo, por si es de vuestro interés.

A todo esto, en la parte menos noble del fútbol español,-a ojos de los que mandan en la RFEF, claro-,  ya hay calendario para los play-offs de Segunda División B y Tercera División Nacional. Queda saber quién contra quién y dónde. El quién contra quién sigue abierto, entre otras cosas porque el TAD, el Tribunal de Arbitraje del Deporte, debe decidir aún cómo queda la clasificación final del grupo 3. El Vilarreal B y el Castellón siguen pendientes de qué pasa con ellos. Y según pase con ellos, la clasificación quedará cómo está o cambiará no sólo los cuatros llamados a dilucidar el ascenso, sino también el orden con lo que cambiarán los cruces. El dónde, teniendo en cuenta que nos vamos a medidados de julio y hasta mediados de agosto, ya no es un tema menor. Jugar en según qué partes de la piel de toro, aunque sea a las diez de la noche, puede ser poner en riesgo la integridad de los futbolistas y se lo tendrán que pensar muy mucho antes de decidir la sede de estos play-offs tan inauditos. Y peligrosos.