Libro de la semana. Especial 1 de mayo. La pirámide invertida.

El 1 de mayo se conmemora el Día Internacional del Trabajador o Primero de Mayo, en todo el mundo (excepto en EE.UU., Canadá y algún que otro país…). Como es sabido, y como ocurre con frecuencia, se conmemora una tragedia; la muerte de personas, ejecutadas por activistas en una huelga general , los llamados desde entonces Mártires de Chicago. Desde la Segunda Internacional, celebrada en París en 1889, el movimiento obrero decretó que el 1 de mayo se celebrara un día de reivindicación y de lucha obrera. Y hasta hoy.

Vale, Manel, ¿y qué tiene que ver esto con el fútbol?. Todo, querido amigo, querida amiga. ¿Os suena 1889?, la fecha de fundación del Real Club Recreativo de Huelva, el Decano del fútbol en España. El final del s.XIX nos regaló el llamado entonces «foot-ball», un «sport», practicado por «gentlemen». Todo muy inglés, por supuesto. También resultó una época convulsa, de grandes pasiones políticas y luchas de clase, de aparición de movimientos políticos nuevos, antagónicos entre ellos, que acabarían convirtiendo el s.XX en el más conflictivo en la historia de la humanidad; Revolución Rusa (y sus subsiguientes guerras civiles), Revolución China, Primera y Segunda Guerra Mundial, bloques Este y Oeste, Guerra Fría, Guerra de Corea, Guerra de Vietnam, Guerras del Golfo, Guerras de Afganistán, etc…). En España, la peor de las muchas guerras civiles que hemos tenido a lo largo de nuestra historia. Y durante el discurrir de todo ello, la consolidación de un deporte, el fútbol. Hoy un éxito mundial, transversal a todas las clases sociales, que da pasos (tímidos aun), en la igualdad entre sexos y una industria del entretenimiento que compite y lidera las actividades de ocio de Homo Sapiens, en esta primer mitad del s.XXI.

Y en todo ese periplo, la crónica de «La pirámide invertida», de Jonathan Wilson; los equipos, los sistemas, los entrenadores y los protagonistas de una evolución que se ha cuestionado, como ningún otro deporte qué estaba haciendo y cómo vencer al rival. La edición española de la Editorial Debate, deja mucho que desear, con una traducción canalla. La edición inglesa, de Orion Books, es mucho mejor. Tener ambas y echarles un vistazo de vez en cuando, es un lujo asequible y un placer. Además de descubrir detalles maravillosos de nuestro deporte.