La biomecánica en el fútbol

El fútbol es un deporte practicado por millones de personas en todo el mundo. Es un enorme éxito social, el centro de las pasiones de muchos y un enorme negocio para unos pocos. El fútbol es muchas cosas y, desde hace unos años, es también uno de los campos de actividad humana donde se están desarrollando mayor número de iniciativas científicas para su mejora. El rendimiento es muy importante, los procesos son muy importantes, la métrica es muy importante, el análisis por imagen es muy importante, el análisis por los datos es muy importante… Y sí, todos esos factores y otros muchos (la nutrición, la hidratación, el entrenamiento invisible, la psicología del deportista…), son aspectos a los que se presta mucha atención, sabiendo como sabemos que entre niveles de excelencia similares el triunfo sonríe al vencedor por pequeños detalles, y son detalles que pueden mejorar de la mano de la ciencia, del método.

El fútbol y el rendimiento son una pareja de futuro garantizado. Y la biomecánica ha llegado al fútbol para quedarse.

Veamos porqué; los equilibrios, mejor los desequilibrios funcionales, son la consecuencia de desequilibrios estructurales. Detectarlos, mediante un estudio biomecánico en manos de un especialista es tan sólo un primer paso. Muy importante pero un inicio. Más tarde se debe conocer bien de qué manera se mejora los desajustes detectados y modificar la base de sustentación del cuerpo. Esa base, lógicamente, son los pies. Lo siguiente es introducir un elemento que ayude a corregir los desajustes y reequilibre el cuerpo; una plantilla hecha a la medida de las necesidades específicas del cuerpo de la persona. El cuerpo no es sólo el pie, campo que atiende el especialista podólogo, sino que es un conjunto de estructura relacionadas entre ellas que son muy sensibles al más mínimo desequilibrio. Por ello es de una importancia que la estructura no los tenga para evitar lesiones de todo tipo. Muchas de ellas recurrentes, que tienen además un plus nocivo en tanto que afectan a tres limitaciones para el deportista; la limitación condicional (…no estoy rindiendo a mi nivel), la limitación mental (…debo tener cuidado, como pensamiento inconsciente) y la limitación cognitiva (…debo tener cuidado, como pensamiento consciente).

Desde el más estricto respeto para cualquier deportista, para sus entrenadores y para su concepción del trabajo que realiza, un estudio biomecánico completo y personalizado es tan necesario como un plan de entrenamiento. No sólo por rendimiento, sino por salud.

Si tienes alguna consulta o quieres tu estudio biomecánico gratuito, ponte en contacto conmigo. Será la primera decisión para mejorar tu rendimiento.

Al hacer clic en “Aceptar”, aceptas que las cookies se guarden en su dispositivo para mejorar la navegación del sitio, analizar el uso del mismo, y colaborar con nuestros estudios para marketing. Política de Cookies